close
Última hora

El día 5 de octubre en las VI Jornadas de Solidaridad 2018 que organiza el ayun...leer más EL PARLAMENTO DE ANDALUCÍA CONCEDE PROYECTO DE COOPERACIÓN A FANDAS, FEDERACI...leer más Caravana de alimentos para el pueblo saharaui. ANDALUCÍA CON EL SÁHARA. Desde ...leer más La jornada de sensibilización celebrada el 19 de octubre “Los Derechos Humano...leer más

Cientos de ciudadanos se manifiestan frente al muro que divide a los saharauis

Con gritos de “saharauis unidos de la mano vamos hacia la libertad” y “¡venceremos!”, cientos de ciudadanos se han manifestado frente al muro militarizado que mantiene separados a los habitantes del Sáhara desde 1980. En pleno desierto, a 80 kilómetros de los campos de refugiados y a una distancia de 800 metros de la zona militarizada, los activistas han mostrado su rechazo a lo que consideran un abuso por parte del Gobierno marroquí, responsable de la construcción del muro de 2.400 kilómetros. Las 35 banderas saharauis que ondeaban con el fuerte viento de siroco representaban el número de años que la población del desierto lleva esperando para ejercer el derecho a la autodeterminación.

El acto simbólico de denuncia pacífica, que este año celebra su cuarta edición, se ha convertido en una convocatoria anual que congrega a diversas organizaciones españolas de apoyo al pueblo saharaui y de varios países africanos. Este año, participaban integrantes de la Unión de Mujeres Argelina, la Unión de Mujeres de Guinea-Bissau, organizaciones españolas vinculadas a los programas de vacaciones con niños saharauis, activistas llegados de los territorios ocupados y la organización de la Columna de los Mil, impulsora de la iniciativa y entidad que organiza semanas de convivencia en el desierto con las familias refugiadas en Argelia.

Territorio minado

Frente al muro político custodiado por 180.000 soldados se plasma la indignación de un pueblo que se constituyó como República Árabe Saharaui Democrática (RASD) el 27 de febrero de 1976.

Las inmediaciones de llamado “muro de la vergüenza”, uno de los más grandes del mundo, son un espacio peligroso para los habitantes del desierto: cinco millones de minas antipersona , según datos del Polisario, continúan activas en la zona, pese a ser una munición prohibida por Naciones Unidas. La última en estallar estaba fabricada en Italia y le sesgó la mitad del pie a uno de los voluntarios saharauis durante la protesta de 208. Brahim Hosin, exasperado por la “impotencia que sienten los saharauis delante del muro, se aproximó con rabia al cerco militar y pisó la mina”, recuerda Pilar, profesora de la Universidad de La Laguna que presenció el incidente.

Ahmed Saleam es un antiguo soldado del ejército del Frente Polisario y trabaja en la localización de las minas antipersona. Acude a la protesta frente al muro como parte del dispositivo de seguridad del ministerio de Defensa de la RASD. Según los cálculos que estima el Gobierno saharaui, unas cinco millones de minas continúan activas en los alrededores de la construcción militar. “La mayor parte vienen de Francia y son de los años 70”, asegura Saleam. El proceso de localización de estas municiones se dificulta con el paso del tiempo y la acción de la climatología. “Van quedando enterradas y es complicado llegar a ellas”.

Vea la noticia completa en

 

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page